Compartir

¿Cómo debo cuidar mi Diabetes?

La Diabetes es una enfermedad caracterizada por la elevación de la glucosa (azúcar) en la sangre. Existen diferentes tipos según la persona, las características de la misma y el tipo de tratamiento que se le puede ofrecer.

Diabetes Mellitus tipo 1: El enfermo no produce insulina y la requiere desde que se detecta la enfermedad (común en niños y jóvenes).

Diabetes gestacional: Se presenta en mujeres durante el embarazo.

Diabetes Mellitus tipo 2: El paciente produce insulina pero en poca cantidad, o ésta no actúa bien en los sitios necesarios para utilizar la glucosa como fuente de energía. Requiere tratamiento médico farmacológico que puede ser o no de insulina para lograr la mejoría en la producción, o conseguir que se utilice toda la glucosa que se encuentra circulando en la sangre. Este tipo de Diabetes es la más común a nivel mundial.

Con el tiempo y el mal control, cualquiera de los tipos de Diabetes afecta los ojos, los riñones y los nervios. La Diabetes también es considerada un factor de riesgo para el desarrollo o presencia de mayores complicaciones o de otras enfermedades, como afecciones cardíacas, derrames cerebrales e incluso la necesidad de amputar algún miembro. Los síntomas de la diabetes tipo 2 pueden incluir fatiga, sed, pérdida de peso, visión borrosa, micciones frecuentes, mucha hambre, etc. Algunas personas no tienen síntomas.

Cuando ya se ha detectado la presencia de Diabetes, la responsabilidad de la evolución de la enfermedad y las complicaciones referidas de la misma dependen del cuidado que tenga el paciente, con relación a las medidas de cuidado y estilo de vida. He aquí algunas medidas:

EJERCICIO. Es recomendable realizar actividad física que ayude a mejorar la circulación y que ocasione un gasto energético importante, de manera que la glucosa circulante sea nuestra primera fuente de energía y así se reduzca el nivel de glucosa en sangre. Existen muchas opciones, la más económica y útil es caminar de manera continua durante aprox. 30 minutos al día. Puede dividirse al inicio en dos pausas, cada una de 15 minutos, a paso continuo y sin parar en ese tiempo; también pueden ser 15 minutos en la mañana y 15 minutos en la tarde, por lo menos cinco veces a la semana, siempre y cuando funcionalmente la persona tenga esa capacidad (previa valoración o indicación por su médico). El uso de bicicleta fija y natación también pueden ser recomendadas. Si es posible, escoja actividades que le gusten.

Algunas formas de incluir más actividades físicas en su rutina diaria:

  • Utilice las escaleras en vez del ascensor o las escaleras mecánicas.
  • Estacione el auto en el lugar más lejano del estacionamiento y camine.
  • Baje del autobús unas cuantas paradas antes y camine el resto del recorrido.
  • Camine o monte en bicicleta siempre que pueda.

CONTROL DE PESO. Su peso afecta su salud de muchas formas. Tener sobrepeso puede impedir al cuerpo producir y usar la insulina de forma adecuada. Por lo tanto, debe respetar el plan de comidas que, junto con la actividad física, puede ayudar a prevenir la enfermedad. Siempre es necesario acudir a su médico para que le indique los alimentos que puede o no consumir. Si tiene sobrepeso o es obeso, escoja maneras prácticas de ponerse en forma.

  • Evite las dietas extremas. En vez de eso, coma una menor cantidad de los mismos alimentos que come normalmente. Limite la cantidad de grasas.
  • Aumente la actividad física según la indicación de su médico. Aumente 5 minutos por semana a su rutina, pero inicie con 15 minutos hasta obtener los 30 minutos diarios.
  • Fíjese una meta razonable para la pérdida de peso, por ejemplo, bajar medio kilo por semana. Intente una meta a largo plazo, como bajar entre un 5 y un 7 por ciento de su peso corporal total.
  • Identifique bien el tamaño de las porciones que come. Reduzca el tamaño de la porción de los platos principales (como la carne), los postres y los alimentos ricos en grasas. Aumente la cantidad de verduras.
  • Limite el consumo de grasas. El médico o nutriólogo pueden ayudarle a determinar cuántas debe consumir. Usted también puede leer las etiquetas de los alimentos para ver el contenido de grasas.
  • Hable con el médico para determinar si puede ingerir bebidas alcohólicas. Si desea tomarlas, las mujeres deben limitarse a una bebida y los hombres a dos bebidas al día.
  • Quizá deba reducir la cantidad de calorías que consume a diario. A las personas en el grupo de modificación del estilo de vida, el nutriólogo puede ayudarles a diseñar un plan de alimentación que haga énfasis en bajar de peso.
  • Lleve un registro de comidas y ejercicio. Escriba qué come, cuánto ejercicio hace y cualquier otra cosa que le ayude a no desviarse de la meta.
  • Cuando logre su meta, prémiese con algo que no sea comida, como una actividad (ir al cine, a un concierto o al teatro).

MEDICAMENTOS. Se deben consumir únicamente si están recetados por su médico. Para evitar olvidos, es recomendable el uso de pastilleros con horarios para la toma de cada pastilla en las diferentes horas del día, es decir, desayuno, comida o cena, según sea el caso. También resulta útil anotar en la caja de las pastillas para qué es el medicamento y qué horario le corresponde.

REVISIÓN POR EL OFTALMÓLOGO. El paciente deberá acudir con el especialista en la vista de manera regular cada seis meses o un año, ya que, aunque no tenga molestias, es importante estar al pendiente de cualquier alteración visual.

REVISIÓN POR EL PODÓLOGO. Para indicarle cómo debe ser el corte adecuado de uñas, realizarle examen de los pies y así evitar complicaciones.

GRUPOS DE APOYO. Ayudan a la orientación en diabetes y son muy saludables, ya que fomentan una mejor calidad de vida y el aprendizaje necesario para vivir con esta enfermedad.

Dejar un Comentario