Compartir

Hipertension Arterial en México, cuando los focos rojos se encienden.

Efectivamente, nuestro país es uno de los más afectados en el mundo por la presencia de esta enfermedad, denominada “el asesino silencioso” desde finales del siglo pasado. México, según las encuestas más recientes del año 2006, tiene una prevalencia global de la enfermedad de 30.8% entre los adultos. Esto quiere decir que en el país existe la presencia de la enfermedad en más del 30% del total de habitantes. Los estados de la república que demuestran una mayor proporción de hipertensos son Nayarit, Zacatecas, Sinaloa, Coahuila, Baja California Sur, Durango y Sonora. En todos ellos la presencia de enfermedad es más importante, llegando a afectar hasta al 40% o más de la población adulta.

Lo que nos han enseñado las encuestas realizadas en México es que uno de cada dos hombres mayores de 60 años de edad es portador de Hipertensión Arterial, y lo más preocupante resulta ser que más del 60% de las mujeres mayores de 60 años de edad sufre este problema de salud; la gran mayoría de enfermos ni siquiera tienen conocimiento de padecer la enfermedad. Lo importante es que se trata de encuestas propias, es decir, encuestas mexicanas, realizadas por mexicanos, que nos han permitido conocer nuestro panorama de enfermedad como país. Nuestro comportamiento en lo que respecta a enfermedades crónico-degenerativas, como la Hipertensión Arterial Sistémica, es diferente al del resto del mundo, por ello era realmente difícil tratar de solucionar un problema al que no conocíamos en nuestra propia casa. Ahora que se cuenta con estadísticas nacionales será más efectiva cualquier intervención que se tenga que hacer tanto en prevención como en tratamiento. No obstante, lo más importante es lo que cada uno hace en su propia casa por su salud y por educar en salud al resto de la familia. El mensaje fundamental es que la enfermedad no se detecta por los síntomas y que es imprescindible acudir con el médico para realizarnos una determinación de la presión arterial. Si se identifica el problema, debemos poner todo de nuestra parte para controlarlo y evitar las consecuencias catastróficas que tiene este padecimiento cuando no es reconocido ni tratado. Finalmente, en México, la Hipertensión Arterial Sistémica es una causa importante de discapacidad y muerte, ya que sus consecuencias afectan a todos los órganos del cuerpo, particularmente al corazón, al cerebro y a los riñones. Queda claro el compromiso individual de reconocer nuestra enfermedad y cuidarnos de la mejor manera posible.

Dejar un Comentario