Compartir

La importancia de fortalecer la espalda

Sabemos que el mejor instrumento para mantener una buena salud es el ejercicio, siempre basados en la premisa: “la función hace al órgano”. Es decir, si ejercitamos correctamente la espalda, ésta nos corresponderá manteniéndose lo más sana posible dentro de las posibilidades de personas de más de 50 años, quienes comúnmente presentan problemas degenerativos por exceso de uso, por desuso, por accidente, por problemas congénitos y muchos por obesidad. Todos ellos podrán mejorar su estado cuidándose la espalda.

¿Cómo hacerlo?

Es importante siempre guardar una buena postura al estar sentado, al estar frente a la computadora, al estar trabajando, al manejar el automóvil, etc., ya que pasamos gran porcentaje de nuestro tiempo en estas actividades. Además, hay que mantener el peso ideal no sólo por la espalda sino por todo lo perjudicial que el sobrepeso conlleva. También es muy importante descansar en una cama adecuada, con base de madera y un colchón firme (ortopédico).

Caminar es lo mejor que le puede pasar a una columna (incluso mejor que nadar), ya que en cada paso se ponen a trabajar sus músculos y articulaciones. Se debe caminar a un buen paso (intenso) para ejercitar más la columna; siempre es recomendable trotar, aunque sea un minuto, para que esta actividad no se borre de nuestra mente. Después de la caminata, usada como calentamiento, se aconsejan series de ejercicios estando de pie; de esta manera, el músculo se refortalecerá y las articulaciones, aunque ya algo desgastadas, podrán mejorar su función. Le ponemos especial atención a ejercitar boca arriba y boca abajo los músculos posteriores de la espalda (comúnmente olvidados), con el objetivo de evitar el encorvamiento. Al pasar unas semanas, estos músculos -ya más fuertes- manejarán mejor sus articulaciones y harán las veces de un corsé; pero uno de músculos, no de lona y varillas, que solo afectan músculos y articulaciones.

Dentro de los deportistas de Sin-cuenta y más… años existen muchos ejemplos de recuperación al realizar su espalda. Entre ellos, un jugador de tenis en categoría de 60 y mayores que, aún teniendo problemas importantes observados en radiografía, ha logrado triunfar y ser campeón nacional gracias a estos ejercicios y a mantenerse en su peso. También tenemos golfistas de más de 70 que gracias a los ejercicios de rotación de la columna han mantenido e inclusive mejorado su swing. Por eso, no dejamos de insistir que “la función hace al órgano”.

Dejar un Comentario