Compartir

Me diagnosticaron Cáncer de mama, ¿qué sigue para mí?

Una vez diagnosticado un Cáncer de mama, es de suma importancia conocer el tipo de Cáncer y su grado de evolución con relación a la posibilidad de metástasis (presencia de Cáncer fuera de la mama), pues las opciones de tratamiento dependen de la etapa en que se detectó el padecimiento.

Los estudios requeridos para determinar el tratamiento indicado, hasta el último consenso, son la radiografía de tórax, estudios de laboratorio, mastografía, ultrasonido mamario bilateral y reporte de la biopsia. Todos son de vital importancia para decidir la alternativa que tendrá cada paciente. El estado de la enfermedad se determinará con base en una clasificación donde se toma en cuenta el tamaño del tumor, la presencia de nódulos o ganglios afectados y la metástasis. El tratamiento deberá realizarse de manera multidisciplinaria -aún en etapas iniciales-; esto infiere la presencia de muchas personas involucradas (médicos), así como la participación de la paciente. Por ello es preciso estar en manos de personal certificado que tenga experiencia en realizar los estudios necesarios, como es evitar biopsias excisionales, fragmentadas, formación de hematomas o canalizaciones con incisiones lejanas al sitio del tumor.

En general, los tratamientos para el Cáncer pueden abarcar:

1. Fármacos quimioterapéuticos para destruir las células cancerosas.

2. Radioterapia para destruir el tejido canceroso.

3. Cirugía para extirpar el tejido canceroso; puede ser realizada en el tumor que involucre toda la mama o parte de esta (mastectomía) y posiblemente las estructuras aledañas (mastectomía radical).

4. Hormonoterapia para bloquear ciertas hormonas que estimulan el crecimiento del Cáncer (tamoxifeno, otros llamados inhibidores de la aromatasa como el exemestane).

5. Terapia dirigida para interferir con la función y proliferación de células cancerosas.

6. Terapia biológica en estudios con el anticuerpo trastuzumab que, combinado con algunos de otros tratamientos, ha empezado a dar buenas respuestas.

Tipos de tratamiento de acuerdo con las etapas

Etapa 0 y carcinoma ductal in situ (DCIS): Tumorectomía más radiación o mastectomía. Existe alguna controversia acerca de la mejor manera de tratar DCIS.

Etapa I y II: Tumorectomía más radiación o mastectomía con algún tipo de extirpación de ganglios linfáticos. Igualmente, se pueden recomendar hormonoterapia, quimioterapia y terapia biológica después de la cirugía.

Etapa III: Cirugía posiblemente seguida de quimioterapia, hormonoterapia y terapia biológica.

Etapa IV: Cirugía, radiación, quimioterapia, hormonoterapia o una combinación de tales tratamientos.

La mayoría de las mujeres recibe una combinación de tratamientos. Para personas con Cáncer de mama en etapas I, II ó III, el objetivo principal es tratar el Cáncer e impedir que regrese. Para las mujeres con Cáncer en etapa IV, la meta es mejorar los síntomas y ayudar a que las personas vivan por más tiempo. En la mayoría de los casos, el Cáncer de mama en etapa IV es incurable.

El tratamiento con radioterapia y quimioterapia tiene efectos secundarios como diarrea, náusea, cansancio, resequedad de boca y malestar general, por lo que es necesario que el médico indique tratamiento para minimizar el grado de síntomas a presentarse y evitar sentirse mal con esa opción. Después del tratamiento, algunas mujeres continuarán con medicamentos (como el tamoxifeno) por un tiempo. Todas las pacientes continuarán haciéndose exámenes de sangre y de gabinete después del tratamiento.

La reconstrucción mamaria es parte del tratamiento integral de la paciente con Cáncer, sobre todo en nuestro medio, donde debido al retraso en el diagnóstico de la enfermedad se realizan muchos tratamientos radicales mutilantes. La posibilidad de llevar a cabo este procedimiento debe ser ofrecida a toda paciente sometida a una mastectomía. El objetivo de la reconstrucción es corregir la deformidad creada por los procedimientos y formar una nueva mama con apariencia y sensación naturales. Habitualmente se completa en dos o tres tiempos quirúrgicos, aunque en circunstancias especiales es factible realizarla en un sólo tiempo. El proceso puede ser inmediato o diferido, siendo el cirujano oncólogo el responsable de decidir el momento en que debe realizarse.

En la detección del Cáncer, sin importar el sitio del mismo, es necesario estar en manos de un buen médico con la formación necesaria para llevar a cabo el abordaje adecuado y evitar las complicaciones que se pueden presentar como consecuencia de una biopsia mal realizada.

Dejar un Comentario